Radiología e Imagen

La medicina necesita guiarse por los síntomas y signos que presenta el cuerpo del paciente a fin de determinar el tipo de patología con la que se enfrenta. Muchos de esos signos pueden apreciarse con los sentidos: olfato, detectando olores particulares; tacto, mediante la palpación de diversas partes del cuerpo; oído, mediante la auscultación de la cavidad torácica o abdominal y vista, tal vez el más importante de todos ya que sus mensajes están compuestos por datos de color, forma y movimiento.
Con el avance de la tecnología aplicada a la medicina, muchos de esos mensajes se han podido interpretar a través de aparatos cada vez más complejos, los cuales brindan al profesional un creciente universo de información para realizar su diagnóstico. Con la aplicación de la informática a los métodos de diagnóstico por imágenes esos recursos adquieren la posibilidad de refinarse, almacenarse, procesarse e incluso compartirse con otros usuarios desde los bancos de datos.
Los actuales métodos de diagnóstico y técnicas de asistencia terapéutica son capaces de obtener imágenes de altísima calidad de zonas del cuerpo que serían inaccesibles sin invasión del organismo: por ejemplo radiación y ultrasonido.

La ultrasonografía o sonografía, utiliza los ultasonidos para producir un eco, y no utiliza radiación. De hecho, combina ondas de sonido de alta frecuencia y un procesador informático, que hacen posible la visualización de los órganos internos en movimiento, el feto durante el embarazo o el flujo sanguíneo del interior de un vaso sanguíneo.

«La ecografía utiliza los ultrasonidos 
para producir la imagen, no la radiación»

La ecografía es especialmente útil para proporcionar información sobre la forma, la textura y las características de tumores y quistes. Habitualmente se utiliza para examinar los órganos abdominales, como los riñones, el hígado, el páncreas y la vesícula biliar, así como la mama, el útero, los ovarios, la próstata y la glándula tiroides.

 

El Hospital San Bernabé pone a su disposición la realización de los siguientes estudios

  1. Radiológicos
  2. Simples
    1. Cráneo A.P. y Lateral
    2. Senos paranasales
    3. Perfilograma
    4. Columna Cervical A.P. y Lateral
    5. Columna lumbar A.P. y Lateral
    6. Telerradiografía de tórax
    7. Tórax Óseo
    8. Placa simple de Abdomen en dos posiciones (Pie y Decúbito)
    9. Rodilla A.P. y Lateral
    10. Pie A.P. y Lateral

 

  1. Contrastados
    1. Serie Esófago-Gastro-Duodenal
    2. Colon por enema
    3. Urografía excretora.
    4. Cistograma

 

  1. Estudios de Ultrasonido.

 

  1. Hígado y Vías biliares.
  2. Abdomen superior
  3. Abdomen Inferior
  4. Riñones
  5. Ginecológicos u Obstétricos.

 

  1. Mamografía.

Una mamografía es un tipo especial de radiografía de las mamas. Puede ser usado para detectar el cáncer de seno en mujeres que no presentan indicios o síntomas de la enfermedad. También puede ser usada si tiene un bulto u otro signo de cáncer de seno.

Una mamografía de detección es un tipo de estudio que se realiza cuando no hay síntomas. Puede ayudar a reducir el número de fallecimientos debido a este cáncer en las mujeres de 40 a 70 años

. Usted debe hablar con su doctor acerca de los beneficios y desventajas de las mamografías. Juntos, pueden decidir cuándo comenzar y con qué frecuencia debe someterse a ellas.

Cuando le realizan una mamografía, usted se pone de pie delante de un aparato de rayos X. La persona que hace el estudio coloca la mama entre dos placas plásticas. Las superficies presionan la mama haciéndola más plana. Esto puede resultar incómodo, pero ayuda a obtener una imagen clara. Usted debería recibir un informe por escrito de los resultados de la mamografía dentro de los 10 días.

“El Cáncer de mama es curable si se detecta a tiempo”

  1. Electrocardiografía

La electrocardiografía consiste en el registro gráfico de la actividad eléctrica que se genera en el corazón. Su análisis proporciona importante información que debe complementar siempre a un interrogatorio y exploración física detalladas realizadas por un médico.

Aporta datos sobre función cardiaca, trastornos del ritmo y de la conducción, el crecimiento de cavidades y ayuda al diagnóstico de enfermedades congénitas o adquiridas de tipo infeccioso, inflamatorio, metabólico o isquémico.

“Un electrocardiograma normal no siempre descarta afectación cardiaca.”

 

“En el Hospital San Bernabé: Trabajamos para Usted,

Ayudándole a recuperar su salud y cuidando su economía”